miércoles, 26 de noviembre de 2014

El contador de estrellas


EL CONTADOR DE ESTRELLAS
(Josep Sebastián)


Era aquella una aldea privilegiada. Por las noches el cielo se mostraba con una oscuridad tan limpia que las estrellas adquirían una luminosidad fuera de lo común. Los tejados de las casas parecían pedir con sus chimeneas en alto un suave roce de aquella inmensa claridad.

Allí vivía Ramiro, un joven pastor que quiso contar todas aquellas estrellas aprovechando sus largas estancias con el ganado. En un pequeño cuaderno las iba anotando al mismo tiempo que les daba sus particulares nombres:

  • Una, dos, tres, cuatro,…
  • Primera”, “Rubia”, “Marioneta”, “Endrina”,…

Pensaba que desafiando al infinito le permitiría eternizar su vida. En la aldea le llamaban el contador de estrellas.

Pasaron los años y seguía en su empeño, hasta que llegó un momento en que su vista se perdía en aquel cielo tan profundo. Se había hecho viejo, por lo que decidió reunir cada día a todos los niños de la aldea para que le ayudaran en su propósito.

Noche tras noche iban sumando una a una las estrellas con paciencia y dedicación:

  • Seis mil ciento doce, seis mil ciento trece, seis mil ciento catorce,…
  • Azarolla”, “Perla”, “Cristalina”…

Todos menos Ramiro esperaban ansiosos el momento de contar la última estrella.

Una tarde de verano el cielo se volvió rojo como un tizón. El silencio era tan profundo que se podía escuchar, y el viento se paró de repente. Aquella noche el anciano no acudió a su cita diaria y llovió y llovió hasta no poder más. En los márgenes del río se amontonaban las hojas del cuadernillo de Ramiro:

  • Diez mil setenta y ocho, diez mil setenta y nueve,…
  • Esmeralda”, “Saltarina”...

Al alba, un joven que sacaba a pastar su rebaño vio discurrir río abajo una bola de luz que encendía la mañana como nunca había visto. Pensó que aquella era la última estrella.

El aire cálido parecía susurrar: “Quizás…”





4 comentarios:

  1. ¡Qué historia tan hermosa! Se la he leído a mi hija antes de dormir. Luego me la ha explicado con sus propias palabras . Lo disfrutamos mucho..Gracias, es preciosa

    ResponderEliminar
  2. Muy amable, amiga. Sí, sí que es hermoso. Es mi primer cuento, en el año 2005. Ganó un concurso en Santander.
    Luego fui escribiendo pero poco a poco, hasta el año pasado que me puse en serio y hasta ahora...

    ResponderEliminar