viernes, 21 de julio de 2017

M I A






M I A 


Mientras la vida pasa, y el día
Invisible se detiene,
Apareciste tú, como si nada, Mia.




Mia Lynch Sebastián   

Barcelona 19-7-2017

sábado, 12 de noviembre de 2016

LEONARD COHEN , IN MEMORIAM

Muere Leonard Cohen a los 82 años

El poeta y cantautor canadiense acababa de publicar un disco en el que se declaraba preparado para el final de su vida


 

 


sábado, 22 de octubre de 2016

JUST MARRIED

                                                    "Que el corazón no se pase de moda,
                                                     que los otoños os doren la piel.
                                                     Que cada noche sea noche de boda,
                                                     que no se ponga la luna de miel."




Georgina i Dan ( Londres,7-12-2013)



Glòria i Jordi (Sant Sadurní de Osomort, 22-10-2016)






La felicidad de los hijos eleva  la nuestra al infinito. 

(Menos la Sra. Robinson y compañía...)


miércoles, 12 de octubre de 2016

Inestabilidad

 

3.076 – Inestabilidad (Juan José Millás)

  jj millas2  Nos encontrábamos ya cerca de mi casa, cuando el taxista fue avisado por un colega de que había en nuestro camino un control de alcoholemia. Como resultara imposible dar la vuelta o escapar por una calle lateral, el conductor me confesó que llevaba dos copas, pues había comido con unos amigos de la infancia a los que hacía años que no veía. «¿Y qué quiere que le haga?», pregunté. «Que se ponga al volante —respondió—, como si usted fuera el taxista y yo el pasajero.» Me pareció una propuesta absurda a la que respondí con una sonrisa de desconcierto. Mientras sonreía, vi en sus ojos, a través del espejo retrovisor, un movimiento de pánico que produjo también en mí alguna inquietud. En cuestión de segundos me puso al corriente de su situación, responsabilizándome del drama familiar que se le vendría encima si le retiraban la licencia. Aunque intenté defenderme, lo cierto es que al cabo de un momento, dada mi debilidad de carácter, estaba al volante del taxi, con el conductor detrás.
Alcanzado el control, un guardia hizo señas de que nos echáramos a un lado. Luego se acercó, me informó acerca de sus propósitos y me pidió que soplara, lo que hice con miedo, pues aunque no había bebido creo que el organismo puede, en situaciones de estrés, producir todas las sustancias existentes. Por fortuna, estaba limpio y me dejaron seguir. Como no era cuestión de detenerse a unos metros del control para realizar el cambio, y dado que mi domicilio se encontraba muy cerca, continué conduciendo hasta el portal, donde el taxista, tras mirar el contador, sacó un billete, me lo dio, abrió la puerta, salió del coche y se metió en mi casa, todo con una rapidez tal que no fui capaz de reaccionar. Además, apareció enseguida otro cliente que me pidió que lo llevara a toda mecha al aeropuerto. Qué inestable es la realidad, pensé arrancando

Ascensión al Pic de Bastiments y Pic de la Dona (9-10-2016)

Bastiments (2883 m)
Pic de la Dona (2704 m)



Salida: 8,35 desde el parking Vallter 2000 hacia el refugio de Ulldeter
Llegada: 13,28 al aparcamiento de las pistas
Jose Luis, Angel y yo mismo

Una circular nada complicada por la vall de Camprodón. Se sale por un sendero bien marcado a la izquierda de un aparcamiento anterior a las pistas de esquí de Vallter 2000. Siempre seguiremos las marcas de GR y otra amarilla.
En menos de veinte minutos llegamos al refugio de Ulldeter, lo dejamos a la izquierda y siguiendo la evidente senda hacia el coll de la Marrana, de momento suave. Dejamos también a nuestra izquierda el imponente Gra de Fajol y el camino se hace empinado hasta el coll. Desde aquí ya se ve el primero de los picos, el Bastiments, a nuestra derecha. En poco más de dos horas desde dónde dejamos el coche llegamos arriba, primero una cruz, despues un monolito geodésico y al final el característico piolet que corona la cumbre.
Se baja por el lado contrario desde el pico de la cruz hasta coger la cuerda evidente hacia el pic de la Dona, al que accedemos sin contratiempo en poco más de una hora. Desde allí, baja que te baja con las nubes amenazantes hasta la estación de esquí, y en diez minutos en el coche. Total, con paradas, cinco horas escasas.
En Camprodón nos esperaba una merecida butifarra con patatas.

A continuación, álbum de fotos.






















video




martes, 27 de septiembre de 2016

Mentiras piadosas






MENTIRAS PIADOSAS

(Josep Sebastián)

     Barrachina entró tosiendo en la consulta.
     —Dígame la verdad, doctor —dijo con semblante serio.
     El galeno fue piadoso. Le diagnosticó un cáncer de pulmón, pero también le confesó que la esperanza es lo último que se pierde.
     Y ahí sí que le mintió. Lo último que perdió fue la vida.

domingo, 3 de julio de 2016

Desde la sombra

 

 

 

 

Desde la sombra



Inquietante, ocurrente, lúcida y kafkiana. Son algunos de los adjetivos que podrían describir Desde la sombra (Editorial Seix Barral, 208 páginas, 18,50 euros), la última obra del escritor y periodista Juan José Millás.
Pero no se engañen, bajo la apariencia de un relato del género fantástico subyace una historia que aborda sin tapujos problemas netamente contemporáneos, en lo que el propio autor define como su novela “más política”.
“En apariencia está muy alejada de la realidad, parece una novela fantástica, pero quizás sea una de las novelas más políticas que he escrito porque metaforiza mucho la situación del mundo actual en el que en grandes concentraciones uno se siente muy solo, donde hay muchas dificultades para salir adelante o donde cuesta mucho establecer relaciones personales verdaderas”, reflexiona el novelista en conversación con RTVE.es sobre los golpes de realidad en su nuevo texto.
El argumento de Desde la sombra está cargado de simbolismo y es casi surrealista: el protagonista, Damián, un tipo aparentemente inane, pierde su trabajo y se encuentra desorientado en la vida.
En esta sociedad hay muchas dificultades para salir adelante
Paradójicamente, se sentirá útil cuando desembarque escondido en un armario en la casa de una familia, a la que espiará en secreto y sobre la que ejercerá de guardián protector y “fantasma” particular. Un tour de force que esconde una metáfora detrás de otra, con continuos guiños al lector, al que regala frases memorables en las que no falta el humor y cierta desazón.
Damián, un ser “con necesidad brutal de afecto y reconocimiento”, en palabras de Millás, parte de una situación inverosímil-vivir en un armario- pero que acaba fundiendo con la realidad.
El escritor explica que una mujer en Japón habitó durante un mes en el armario del apartamento de un desconocido hasta ser descubierta cuando el dueño colocó cámaras al notar “cosas raras”, como el robo de comida en su hogar.
Una muestra de cómo la realidad rebasa a la ficción en la fértil imaginación de Millás, que relata como el germen del libro le rondaba desde hace treinta años pero hasta el momento no ha cristalizado.

"El armario puede ser una metáfora del subconsciente"

La fascinación por los armarios de Juan José Millás hunde sus raíces en su infancia. Según relata, durante una enfermedad le trasladaron al dormitorio de sus padres donde había “un armario de tres cuerpos” que dio alas a su fantasía por su carácter “casi de ser vivo”.
“Además, cuando yo empecé a escribir hice varios cuentos de armarios, y a mi me gustaba mucho porque son inquietantes, por un lado, es el lugar donde residen los monstruos en la infancia, por otro, es una metáfora del útero materno, del ataúd, puede ser una metáfora del subconsciente, incluso”, rememora el valenciano.
La original idea de la obra se plasma en una estructura que encaja sin aparente esfuerzo y atrapa al lector en esta maraña simbólica, bajo el telón del misterio, y con un sorprendente-por inesperado-giro final.
 Portada del libro
Entre los múltiples temas que entresaca, tampoco elude la influencia de la televisión en la sociedad actual, encarnada en el monólogo interior del protagonista que se imbrica como entrevistas imaginarias en un plató. Un recurso para desgranar el hilo de sus pensamientos de una forma diferente, en palabras del literato.
Con paciencia y curiosidad, el escritor y periodista, que este miércoles se sitúa al otro lado, se enfrenta a la vorágine promocional del libro ante los medios.
Millás, que mira muy fijo a su interlocutor a través de sus grandes gafas de pasta, señala que no establece frontera divisoria entre el novelista y el reportero. Son sus dos mitades.
Ambas labores conllevan la misma “responsabilidad” para el autor de La mujer loca, que afirma que, en el fondo, “todo es escribir”, y él para ambas tareas se emplea con los mismos recursos de estilo.
El maestro de la extrañeza concentrará a partir de ahora sus pensamientos en una obra de teatro. Es su próximo proyecto. Y así se despide, con paso tranquilo, de camino a la próxima entrevista.